Cuando menos es más


Para estos días de recogimiento obligado.

Palabras, relatos y reflexiones

Un relato de mi nueva novela

Cuando menos, es más

Leonardo Gutiérrez Berdejo

Cuando era comerciante, aprendí a escuchar y a guardar silencio. Mi silencio, bien podía no ser fruto de la prudencia, pero sí me fue de gran ayuda, dado que, a cada instante, andaba metido en negocios de toda clase, las más de las veces, raros y turbios. Lo mío era el acaparamiento, la especulación, y ¡claro!, no faltaba, el contrabando. Con la máxima “menos es más” pegada a mi cabeza, había aprendido que entre menos palabras dijera, más seguridad y confianza sentía, menos me exponía y mayores eran las ganancias.

No siempre fue así. Como buen egipcio, cuando joven era muy hablador. Hablaba tanto que muchos creían que terminaría siendo un politicastro. Tenía la madera para engatusar, pero me faltada la de corrupto y rastrero. Llegué a convertir mis galimatías en maravillosas obras de arte retóricas…

Ver la entrada original 1.597 palabras más