Don Quijote Y Tradiciones Críticas


La obra maestra de Cervantes, Don Quijote, ha sido interpretada de diversas formas como una parodia de los romances caballerescos, una epopeya de idealismo heroico, un comentario sobre la alienación del autor y una crítica del imperialismo español . Si bien la tradición romántica restó importancia a la hilaridad de la novela al transformar a Don Quijote en un héroe trágico, los lectores que lo ven como una parodia aceptan al pie de la letra la intención de Cervantes de denunciar los romances populares pero obsoletos de su tiempo. Don Quijote ciertamente se burla de las aventuras de los caballeros andantes literarios, pero su trama también aborda las realidades históricas de la España del siglo XVII.. Aunque no se han encontrado pruebas, es probable que Cervantes fuera un converso (de ascendencia judía), dados los vínculos de su padre con la profesión médica, la existencia itinerante de la familia y la negativa del gobierno a sus dos solicitudes de puestos en las Indias. Sin embargo, la ironía matizada del autor , su mirada humanista y su genio cómico contrastan notablemente con el tono didáctico y melancólico atribuido a muchos otros escritores conversos españoles .

En cambio, la narrativa sorprendentemente moderna de Cervantes da voz a una deslumbrante variedad de personajes con diversas creencias y perspectivas. Su inclusión de muchas opiniones diferentes constituye una disposición llamada heteroglosia (“voces múltiples”) por el crítico literario ruso Mikhail Bakhtin , quien la consideró esencial para el desarrollo de la novela moderna. El lado cómico de Don Quijote ilustra otro de los conceptos de Bakhtin, la carnavalización, que privilegia los aspectos juguetones positivos del cuerpo sobre un rechazo ascético de lo carnal . Sancho Panzala forma redondeada —su nombre significa “panza santa” – contrarresta el cuerpo alargado y demacrado de Don Quijote, y juntos recuerdan las figuras folclóricas medievales de un Carnaval expansivo y materialista y una Cuaresma enjuta y abnegada . Sin embargo, lejos de representar la ilusión y la realidad como opuestos iguales, su relación sufre un cambio constante: si Don Quijote asume el liderazgo en la Parte I, Sancho supera a su maestro y asegura su propia independencia en la Parte II.

Las diferencias entre la Parte I y la Parte II demuestran la conciencia de Cervantes del poder de la palabra impresa. La historia de Don Quijote comenzó con su lectura obsesiva de los romances caballerescos; en la Parte II, se da cuenta de que sus aventuras son leídas y comentadas con entusiasmo por otros. La visita del caballero en la Parte II a una imprenta de Barcelona , donde encuentra una Parte II espuria en la prensa y la denuncia como perjudicial para el lector inocente y para su propia autoría legítima (ya que corre el riesgo de perder regalías por sus ventas), subraya el Impacto cultural y económico de los libros de ficción . A pesar de la popularidad de sus propios libros, Cervantes ganó poco con sus ventas. No obstante, sus innovadoras reelaboraciones de formas literarias, de la novela pastoral La Galatea yLos relatos ejemplares de la aclamada novela Don Quijote y su único intento serio de romance, Persiles y Sigismunda, publicado póstumamente, muestran lo bien que entendía Cervantes no sólo el mercado del siglo XVII, sino el efecto social de la literatura.

mportancia E Influencia

La influencia de Cervantes resuena en el término popular “quijotesco” y las formas inmediatamente reconocibles de sus dos grandes protagonistas, cuyas aventuras reaparecen continuamente en el panorama cultural en el teatro , el cine, la ópera, el ballet y hasta los cómics. Ningún estudio de la novela puede ignorar al autor o su obra más famosa: el teórico húngaroGyorgy Lukács considera a Don Quijote “la primera gran novela de la literatura mundial”, mientras que el autor mexicanoCarlos Fuentes llama a Cervantes el “padre fundador” de la literatura latinoamericana . La forma novedosa, según algunos críticos de finales del siglo XX, no tiene un origen único, sino que comenzó a existir en diferentes países en diferentes épocas y por diferentes razones. Sin embargo, la novela de Cervantes, con sus innovaciones a la literatura española , destaca por la creación de una nueva cosmovisión. No es casualidad que los escritores más influenciados por Cervantes —Daniel Defoe , Laurence Sterne , Tobias Smollett , por nombrar sólo a los novelistas británicos— iniciaron cambios radicales en sus propias tradiciones literarias.

Estatua de Cervantes
Estatua de CervantesEstatua de Miguel de Cervantes.© Marek Slusarczyk / Fotolia

Al iluminar las muchas diferencias en y alrededor de su mundo, Cervantes puso en duda las formas anteriores de retratar ese mundo, ya fueran literarias o históricas. De hecho, uno de los principios principales de Don Quijote es que la ficción y la verdad histórica con frecuencia son indistinguibles, ya que ambas dependen de la percepción del lector. El enfoque de Cervantes es frecuentemente calificado de “dualista”, ya que a menudo optaba por expresar diversos modos de pensamiento a través del emparejamiento de opuestos, como con Don Quijote y Sancho Panza, los perros parlantes del “Coloquio de los perros”, o la imagen del baciyelmo ( “Casco de lavabo”, como describe el narrador el objeto brillante que se lleva en la cabeza de un jinete distante). Representando los opuestos de la realidad y la ilusión, baciyelmo es la palangana de latón de Sancho pero el casco de oro de Don Quijote.

La división representada dentro de los personajes de Cervantes —por ejemplo, la “sinrazón razonada” de Don Quijote— se ha atribuido a veces al contraste intencionado del autor entre realidad e ilusión (así como de otros opuestos). La cuestión de si el autoproclamado caballero representa un idealismo nunca alcanzable por completo o una locura ridículamente sin sentido continúa ensombreciendo las interpretaciones de Don Quijote , como lo ha hecho desde su introducción por los románticos alemanes . La oposición entre el idealismo y el realismo como tema principal en la ficción de Cervantes, incluidas las Historias ejemplares y sus obras de teatro, siguió siendo influyente hasta mediados del siglo XX.

Sin embargo, Cervantes fue característicamente ambiguo en estos temas, y esta ambigüedad inspiró la crítica de finales del siglo XX para reconsiderar juicios anteriores sobre su prominencia literaria. Traducido casi de inmediato al inglés, francés e italiano, Don Quijote fue visto principalmente como una obra cómica o una sátira.de las costumbres españolas. Irónicamente, fueron los románticos alemanes, que leyeron selectivamente a Don Quijote como un héroe trágico, quienes le otorgaron prestigio mundial a su autor. En contraste, los académicos españoles del siglo XIX desestimaron los logros de Cervantes, a pesar de que su estilo y lenguaje establecieron el estándar para el castellano moderno. No fue hasta el siglo XX cuando la aclamación de los críticos extranjeros y los expatriados españoles finalmente rehabilitó a Cervantes en su propio país .

Cuando la psicología freudiana se hizo popular, generó un interés crítico por la fuerza psicológica de la ficción de Cervantes. La crítica europea estuvo predispuesta desde el principio hacia enfoques psicoanalíticos , que acentuaban la dualidad y ambigüedad del autor español. Desde la década de 1970, la crítica francesa y estadounidense veía a Cervantes como un personaje fragmentado no muy diferente de sus protagonistas. Tanto el autor como sus personajes han sido percibidos como casos psicoanalíticos, atribuyéndose la locura de Don Quijote a su “crisis de la mediana edad” y el trato de Cervantes a varios personajes de sus “simpatías subconscientes”. A medida que estos críticos trabajaron para revelar deseos no expresados, también analizaron los roles desempeñados por las mujeres. Feministay los estudios de género han recurrido cada vez más a Cervantes por su enfoque perceptivo para retratar a las mujeres de la España del siglo XVII. A diferencia de la mayoría de sus contemporáneos, Cervantes expresó una gran empatía hacia las mujeres. Aunque no llega a una posición “feminista”, numerosos personajes femeninos como Marcela y Dorotea en Don Quijote e Isabela Castrucho en Persiles y Sigismunda hablan con contundencia en defensa de los derechos de las mujeres.

Del mismo modo, la crítica a finales del siglo XX comenzó a centrarse en las preocupaciones de Cervantes por los acontecimientos económicos e históricos contemporáneos. La expulsión en 1609 de los moriscos (moros convertidos), el correcto gobierno de las colonias de ultramar de España y la explotación de los esclavos africanos se consideran a menudo temas polémicos encubiertos para los lectores atentos de Don Quijote . Las historias y las obras de teatro ejemplares se han sondeado por su compromiso con los factores políticos y económicos. Documentado en Don Quijote y Persiles y Sigismunda , el conocimiento y el interés de Cervantes por el Nuevo Mundo son fundamentales para su percepción de un mundo diferente, tan transcultural y multilingüe como el del siglo XXI.