Lolita. Comienzo de la novela.

  1. De Vladimir Nabokov
  1. Lolita

Lolita
VLADIMIR NABOKOV
PRIMERA PARTE

Lolita, luz de mi vida, fuego de mis entrañas. Pecado mío, alma mía. Lolita:
la punta de la lengua emprende un viaje de tres pasos desde el borde del
paladar para apoyarse, en el tercero, en el borde de los dientes. Lo.Li.Ta.
Era Lo, sencillamente Lo, por la mañana, un metro cuarenta y ocho de
estatura con pies descalzos. Era Lola con pantalones. Era Dolly en la escuela.
Era Dolores cuando firmaba. Pero en mis brazos era siempre Lolita.
¿Tuvo Lolita una precursora? Por cierto que la tuvo. En verdad, Lolita no
pudo existir para mí si un verano no hubiese amado a otra… «En un principado
junto al mar.» ¿Cuándo? Tantos años antes de que naciera Lolita como tenía
yo ese verano. Siempre puede uno contar con un asesino para una prosa
fantástica.
Señoras y señores del jurado, la prueba número uno es lo que envidiaron
los serafines de Poe, los errados, simples serafines de nobles alas. Mirad esta
maraña de espinas.

Reseña de Cien años de soledad

Cien años de Soledad

Gabriel García Márquez

Editorial La Oveja Negra Ltda., 18ª. Edición colombiana. 1989

Cien años de soledad es una de las más importantes obras escritas en lengua castellana, del escritor Gabriel José de la Concordia García Márquez, nacido en Aracataca (Magdalena, Colombia) el 6 marzo de 1927 y quien falleció el 17 de abril de 2014 en México. La novela hace su aparición en 1967 con el sello de Editorial Suramericana de Buenos Aires y es una de las obras más traducidas a otros idiomas.

Contexto histórico

En un contexto histórico que comprende desde mediados del siglo XIX hasta mediados del siglo XX, la novela narra la historia, en tercera persona o narrador pasivo heterodiegético, decir externo a la historia, de la estirpe de los Buendía (José Arcadio Buendía y Úrsula Iguarán), desde cuando partieron para fundar Macondo, la aldea, el pueblo imaginario, en que a lo largo de cien años transcurre la mayor parte de los acontecimientos de las diversas generaciones de los Buendía. Macondo nace y muere en la narración. Aunque Macondo es el espacio por excelencia, el “mundo ideal”, el paraíso, hay otros espacios relevantes en la novela, como son la casa inmensa de los Buendía, la ciénaga, el taller, la tienda y otros.

El inicio

Desde el comienzo, ningún lector se sustrae a la genialidad del relato al sumergirnos en un mundo de historias, situaciones y pasajes exagerados en el cual se mezclan, en un solo haz, la realidad con la fantasía, lo mágico, lo ficcional y lo fantástico.

“Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo. Macondo era entonces…” es una frase que desata con la inmensa fuerza de la escritura creativa toda suerte de emociones y sentimientos al conjugar recuerdos, tiempos, espacios, personajes, creencias, mitos, leyendas, historias, etcétera.

Partes narrativas

La novela se encuentra dividida en veinte partes narrativas que carecen de título y de numeración. La principal caracterización de la misma son los reiterados saltos en el tiempo hacia atrás y hacia adelante, aspecto que nos lleva a afirmar que esta es la técnica narrativa empleada por el autor que se destaca principal y especialmente en el interior de cada secuencia o parte. Es esta particularidad del relato lo que caracteriza la técnica fantástica del autor.

Después del impacto emocional de las primeras páginas, el lector queda aferrado a la fascinación y el interés por conocer la historia real o ficcional de Macondo, de los personajes que lo habitan (que no son pocos), del drama de la soledad que los agobia, de sus recuerdos y olvidos, de sus sueños y ambiciones, de sus padecimientos y creencias.

Temas centrales

Los temas centrales de la novela son la soledad, el incesto, el silencio, las enfermedades mentales con las que deben tratar los Buendía; asimismo, la libertad, la prisión, las equivocaciones y las frecuentes guerras, en la que se debaten los personajes y el propio Macondo. La explicación de esta soledad se encuentra en la incapacidad de amar de los personajes o en sus prejuicios, lo cual se rompe con el matrimonio de Mauricio Babilonia y Amaranta Úrsula, que desatan un final triste en la historia en que al único hijo procreado con amor lo devoran las hormigas. La estirpe, como figura escrito en los pergaminos, estaba condenada a cien años de soledad. Otros temas están referidos al ámbito religioso, en especial al catolicismo de los personajes, y la muerte de muchos personajes.

Acciones, trama, sucesos,

En la adolescencia, el primogénito de los Buendía mantuvo una tormentosa relación sentimental con Pilar Ternera, “una mujer alegre, deslenguada, provocativa, que ayudaba en los oficios domésticos y sabía leer el porvenir en la baraja”. El embarazo de Pilar Ternera empujó a José Arcadio a irse con los gitanos. Úrsula salió a buscarlo y, aunque no logró encontrarlo, regresó al cabo de cinco meses con la noticia de que al otro lado de la ciénaga “había pueblos que recibían el correo todos los meses y conocían las máquinas del bienestar”, que superaban el primitivo aislamiento que llevaban en Macondo. El contacto con las poblaciones vecinas supuso un impulso de prosperidad para Macondo.

Por esa misma época, el pueblo fue víctima de la peste del insomnio, episodio del que se dice que es uno de los más imaginativos de Cien años de soledad: “La india les explicó que lo más temible de la enfermedad del insomnio no era la imposibilidad de dormir, pues el cuerpo no sentía cansancio alguno, sino su inexorable evolución hacia una manifestación más crítica: el olvido. Quería decir que, cuando el enfermo se acostumbraba a su estado de vigilia, empezaban a borrarse de su memoria los recuerdos de la infancia, luego el nombre y la noción de las cosas, y por último la identidad de las personas y aun la conciencia del propio ser, hasta hundirse en una especie de idiotez sin pasado”.

Los capítulos 6, 7 y 8 dan cuenta de los levantamientos del coronel Buendía, y de cómo la tranquilidad de la aldea se altera por las guerras civiles que durante veinte años asuelan el país. Se vive el levantamiento del coronel Buendía, su encarcelamiento y su fuga, el mandato de José Arcadio y sus insólitos bandos para imponer el orden en Macondo. La muerte de Melquíades, la llegada del telégrafo; el fusilamiento de Arcadio, quien deja dos hijos, José Arcadio Segundo y Aureliano Segundo, y una niña –Remedios, la Bella–; el misterioso asesinato de José Arcadio, el sueño de los cuartos infinitos y la galería de los espejos paralelos, el enclaustramiento de Rebeca y la llovizna minúscula de flores amarillas hacen también parte de estos capítulos. Cuando todo el pueblo se hallaba ya en la fase terminal de la enfermedad, regresa de la muerte Melquíades, quien prepara una pócima y les devuelve los recuerdos a los habitantes de Macondo.

El coronel Aureliano deserta de las tropas federalistas nicaragüenses y se enrola en un buque alemán para reaparecer en su casa y fijarse otra vez en su tía Amaranta, con quien ya había tenido relaciones siendo niño todavía. No manifestaba temor alguno a que un posible hijo naciera con cola de puerco por esta relación incestuosa. “La tarde en que lo vio pasar frente a su dormitorio pensó que Pietro Crespi era un currutaco de alfeñique junto a aquel protónico cuya respiración volcánica se percibía en toda la casa”.

El nacimiento de José Arcadio, hijo de José Arcadio y Fernanda del Carpio, y la llegada de la compañía bananera a Macondo inician una nueva etapa en el diario transcurrir de la aldea. Se suma la llegada del tren amarillo, la bombilla eléctrica, el cine, el gramófono y el teléfono.

José Arcadio Segundo y Aureliano Segundo, gemelos, son los personajes principales en tiempos de la compañía bananera. Compartieron amores de juventud con la misma mujer, Petra Cotes, quien, por no distinguirlos, mantenía relaciones con ambos. La prosperidad de Macondo y los Buendía se ve acompañada de crecientes conflictos sociales que desembocan en una sangrienta represión en que mueren más tres mil obreros de las bananeras.

Entre los capítulos 13 y 15 se relatan las condiciones de Petra Cotes, con “un corazón generoso y una magnífica vocación para el amor”. Las preocupaciones de Fernanda por la Meme, las mariposas amarillas que acompañan a Mauricio Babilonia y la llegada del hijo de la Meme –otro Aureliano– marcan esta parte.

Finalmente, en Macondo se presenta un diluvio bíblico de más de cuatro años que da lugar a la última parte, entre los capítulos 16 y 20. El relato lleva a la decadencia y la destrucción de Macondo y el final de la estirpe. Los últimos descendientes de los Buendía, pertenecientes a la quinta y la sexta generaciones, apenas sobreviven en un pueblo arruinado, hasta cuando la estirpe se extingue en un descendiente con cola de cerdo, hijo de Amaranta Úrsula y Aureliano Babilonia, quien descifra las profecías del gitano Melquíades sobre Macondo. El anuncio de su destrucción se cumple en el momento mismo de su lectura.

Se recordará el capítulo 19, que relata el regreso de Amaranta Úrsula con su esposo Gastón amarrado por el cuello y 25 parejas de canarios. Gastón llega a comerse un sartal de 82 huevos de iguana; el conocimiento de Aureliano de varios idiomas, aunque nada le interesaba más que los pergaminos y su relación con Nigromanta y las acaloradas discusiones de Álvaro, Germán, Alfonso y Gabriel en la librería del sabio catalán, lo cual se constituye en un homenaje a sus cuatro amigos.

Desenlace

El último capítulo transporta al remate de la librería por el sabio catalán y el regreso suyo a su aldea mediterránea que lleva a la exclamación: “El mundo habrá acabado de joderse el día en que los hombres viajen en primera clase y la literatura en el vagón de carga”. Se suma a esto la partida de Macondo de los cuatro amigos, la tormentosa relación de Amaranta Úrsula y Aureliano, la búsqueda de la verdad de su parentesco, la soledad y el vagar de Aureliano por todo el pueblo y su llanto con el cantinero escuchando canciones de Rafael Escalona, la vista del niño arrastrado por las hormigas y la revelación de las claves definitivas de Melquíades para descubrir lo escrito en los pergaminos.

La lectura deja una increíble experiencia literaria, hasta el punto de que la confusión que en ocasiones se presenta por la cantidad de personajes, lo cual es en realidad una de las particularidades del libro, pasa a un segundo plano, aunque tratar con siete generaciones y más de 40 personajes, sin mencionar los 17 Aurelianos, no resulta nada fácil.

Personajes

Centrándose en los personajes de la familia de los Buendía, se recordará, además de los fundadores (Arcadio Buendía y Úrsula Iguarán), a José Arcadio, Aureliano, Amaranta y Rebeca, que pasan a ser la segunda generación. La tercera se constituye con Arcadio (en realidad, hijo de José Arcadio hijo y de Pilar Ternera), Aureliano José y los 17 Aurelianos. La cuarta generación está conformada por Remedios la Bella, José Arcadio Segundo y Aureliano Segundo. Renata Remedios (Meme), José Arcadio y Amaranta Úrsula pertenecen a la quinta generación. En la sexta aparecen Aureliano Babilonia, hijo de La Meme, y

Mauricio Babilonia, y en la séptima y última generación Aureliano, hijo de Aureliano Babilonia y su tía, Amaranta Úrsula, quien, como se recordar, nació con cola de cerdo, tal como Úrsula pronosticó.

Otros personajes destacados fuera de la familia de los Buendía son al corregidor Apolinar Moscote, Melquíades, Remedios Moscote, Fernanda del Carpio, Prudencio Aguilar, Petra Cotes, el padre Nicanor Reyes, Pilar Ternera, el doctor Alirio Noguera, el falso homeópata; Santa Sofía de la Piedad, mujer de Arcadio; Nicanor Ulloa y Rebeca Montiel, padres de Rebeca Buendía; Pietro Crespi y Gerineldo Márquez; Mr. Heber y Mr. Brown, de la empresa bananera; Mauricio Babilonia, Gastón, Nigromanta, las mujeres de mala vida, la Elefanta, el sabio catalán, Gastón y los cuatro amigos de Aureliano Babilonia, los discutidores Álvaro, Germán, Alfonso y Gabriel. Otros personajes son Mercedes, Rafael Escalona, Lorenzo Gavilán y Artemio Cruz.

Emociones y sentimientos

La lectura, además, desata emociones y sentimientos al conjugar recuerdos, tiempos, espacios, personajes, creencias, mitos, leyendas, historias. Los reiterados saltos en el tiempo hacia atrás y hacia adelante, y la constante repetición de los nombres en la familia dificultan la comprensión de la novela. Pero esta particularidad del relato hace parte de la técnica fantástica del autor.

Aunque la novela presenta situaciones alusivas a la realidad, como se lee en algunos de los hechos históricos relatados –las numerosas guerras civiles que se dieron en el país entre los liberales y conservadores, la existencia de la compañía bananera y la matanza de sus trabajadores–, es indudable que en la misma prevalece lo ficcional, lo fantástico, lo maravilloso, como se puede ver en la elevación de Remedios, la profecía en los pergaminos de Melquíades, la levitación del padre Nicanor, las cosas extraordinarias con las que se presentan los gitanos, los experimentos fallidos de José Arcadio, las numerosas exageraciones a lo largo de la novela, eventos literarios éstos con los cuales se marca una nueva era de la literatura latinoamericana. Asimismo, con frecuencia el autor recurre a algunas figuras literarias, entre las que se destacan: oxímoron (exageraciones), sinestesia (metáfora para indicar sensaciones corporales), anáfora (repetición para enfatizar), símil (comparación) y epifonema (frase de enseñanza).

En todo caso, fantasía, alquimia, magia, ficción, realidad, historia, se unirán alrededor de factores como recuerdos, olvidos, sueños, ambiciones, supersticiones, invenciones, costumbres, hábitos, creencias, locuras, pestes, temeridades, clarividencias y rechazos de los personajes que forman un mundo de imágenes fantásticas. Dentro de este campo, se destacan las numerosas guerras, las empresas delirantes, las cuatro calamidades que determinan la decadencia de la estirpe de los Buendía, las mariposas disecadas, los pergaminos que debían cumplir 100 años, el tren amarillo, las mujeres que flotan, la destrucción del laboratorio de alquimia, la locura de José Arcadio, el recorrido del hilo de sangre, el sueño de los cuartos infinitos y la galería de los espejos paralelos, el aire de soledad, la peste de la proliferación; la llegada de las bombillas eléctricas, el cine, el gramófono y el teléfono en la estación del tren; la llegada de Mr. Heber y Jack Brown, la levitación de Remedios, la huelga de los obreros, el asesinato de 3.406 obreros, las mariposas amarillas y muchas más.

Reseña preparada por Leonardo Gutiérrez Berdejo

Cinco consejos de Leon Tolstoi

Leon Tolstoi es sin duda la figura más cimera del Siglo de Oro de la novela rusa, de ese siglo XIX que se abre con la prosa y el verso de Pushkin, y Lérmontov, que sigue con Gógol, Saltikov-Schedrin, Dostovieski y Chéjov. Es el escritor más ruso. Su universalidad es producto de lo que Belinski llamaba “espíritu popular”, es decir, de una identificación total yabsoluta con el espíritu de la nación y el carácter de la nación en la que el escritor nace, vive y crea.

Joseph Heller

Autor estadounidense

ESCRITO POR los editores de la Encyclopaedia Britannica. Los editores de Encyclopaedia Britannica supervisan las áreas temáticas en las que tienen un amplio conocimiento, ya sea a partir de años de experiencia adquirida trabajando en ese contenido o mediante el estudio de un título avanzado …

Joseph Heller , (nacido el 1 de mayo de 1923 en Brooklyn, N.Y., EE. UU.; Murió el 12 de diciembre de 1999 en East Hampton, Nueva York), escritor estadounidense cuya novela Catch-22 (1961) fue una de las obras más importantes de la literatura de protesta que apareció después de la Segunda Guerra Mundial. La novela satírica fue un éxito popular y apareció una versión cinematográfica en 1970.

Durante la Segunda Guerra Mundial, Heller voló 60 misiones de combate como bombardero con la Fuerza Aérea de Estados Unidos en Europa. Después de obtener una maestría en Universidad de Columbia en 1949, estudió en la Universidad de Oxford (1949-1950) como becario Fulbright. Enseñó inglés en la Universidad Estatal de Pensilvania (1950-1952) y trabajó como redactor publicitario para las revistas Time (1952-1956) y Look (1956-1958) y como director de promoción de McCall’s (1958-1961), mientras escribía Catch- 22 en su tiempo libre.

Lanzado a críticas mixtas, Catch-22 desarrolló un culto de seguidores con su oscuro surrealismo. Centrada en el antihéroe Capitán John Yossarian, estacionado en una pista de aterrizaje en una isla mediterránea durante la Segunda Guerra Mundial, la novela retrata los intentos desesperados del aviador por mantenerse con vida. La “trampa” en Catch-22 involucra una misteriosa regulación de la Fuerza Aérea que afirma que un hombre es considerado loco si voluntariamente continúa volando peligrosas misiones de combate, pero si hace la solicitud formal necesaria para ser relevado de tales misiones, el mismo acto de hacer la solicitud prueba que está cuerdo y, por lo tanto, no es elegible para ser relevado. El término catch-22 a partir de entonces entró en el idioma inglés, como referencia a una condición que hace tropezar a uno sin importar en qué dirección se mire.

Gustave Flaubert

Autor francés

POR René Dumesnil. Crítico literario y musical. Miembro de la Academia de Bellas Artes del Instituto de Francia, 1965-1967. Autor de Gustave Flaubert, l’homme et l’oeuvre; Guy de Maupassant; y otros. Última actualización: 8 de diciembre de 2020 Ver historial de artículos.

Gustave Flaubert , (nacido el 12 de diciembre de 1821 en Rouen, Francia; fallecido el 8 de mayo de 1880 en Croisset), novelista considerado el principal impulsor de la escuela realista de la literatura francesa y mejor conocido por su obra maestra, Madame Bovary (1857), una representación realista de la vida burguesa, lo que llevó a un juicio por cargos de supuesta inmoralidad de la novela. El padre de Flaubert, Achille Cléophas Flaubert, que era de Champagne, era cirujano jefe y profesor clínico en el hospital Hôtel-Dieu de Rouen. Su madre, hija de un médico de Pont l’Évêque, pertenecía a una familia de distinguidos magistrados típicos de la gran burguesía provincial. Gustave Flaubert inició su carrera literaria…

James Joyce

ESCRITO POR James Stephen Atherton Profesor de Literatura Inglesa, Wigan and District Mining and Technical College, Inglaterra. Autor de The Books at the Wake. Tomado de la Enciclopedia Británica.

Título alternativo: James Augustine Aloysius Joyce

Vida Temprana

Joyce, el mayor de diez hijos de su familia que sobrevivieron a la infancia, fue enviado a los seis años al Clongowes Wood College, un internado jesuita que ha sido descrito como “el Eton de Irlanda”. Pero su padre no era el hombre para mantenerse rico por mucho tiempo; bebió, descuidó sus asuntos y pidió dinero prestado a su oficina, y su familia se hundió cada vez más en la pobreza, y los niños se acostumbraron a condiciones de creciente sordidez. Joyce no regresó a Clongowes en 1891; en cambio, se quedó en casa durante los siguientes dos años y trató de educarse a sí mismo, pidiendo a su madre que revisara su trabajo. En abril de 1893, él y su hermano Stanislaus fueron admitidos, sin honorarios, en Belvedere College, una escuela primaria jesuita en Dublín. A Joyce le fue bien allí académicamente y fue elegido dos veces presidente de la Sociedad Mariana, un puesto prácticamente el de director. Sin embargo, se fue bajo una nube, ya que se pensó (correctamente) que había perdido su fe católica romana.

Entró en el University College de Dublín, que en ese entonces estaba formado por sacerdotes jesuitas. Allí estudió idiomas y reservó sus energías para actividades extracurriculares, leyendo mucho —en particular en libros no recomendados por los jesuitas— y participando activamente en la Sociedad Histórica y Literaria del colegio. Admirando mucho a Henrik Ibsen , aprendió a leer el original en Dano-Noruego y publicó un artículo, “El nuevo drama de Ibsen”, una reseña de la obra When We Dead Awaken, publicado en el London Fortnightly Review en 1900 justo después de cumplir 18 años. Este temprano éxito confirmó a Joyce en su resolución de convertirse en escritor y convenció a su familia, amigos y profesores de que la resolución estaba justificada. En octubre de 1901 publicó un ensayo, “The Day of the Rabblement”, que ataca al Irish Literary Theatre (más tarde el Abbey Theatre , en Dublín) por atender el gusto popular.https://imasdk.googleapis.com/js/core/bridge3.427.1_en.html#goog_1814750952

Joyce llevaba una vida disoluta en este momento, pero trabajó lo suficiente para aprobar sus exámenes finales, matriculándose con “honores de segunda clase en latín” y obteniendo el título de BA el 31 de octubre de 1902. Nunca dejó de esforzarse por dominar el arte de escribir. Escribió versos y experimentó con breves pasajes en prosa que llamó “epifanías”, una palabra que Joyce usó para describir sus relatos de momentos en que se reveló la verdad real sobre una persona u objeto. Para mantenerse a sí mismo mientras escribía, decidió convertirse en médico, pero, después de asistir a algunas conferencias en Dublín, pidió prestado el dinero que pudo y se fue a París , donde abandonó la idea de los estudios médicos, escribió algunas reseñas de libros y estudió en la Biblioteca Sainte-Geneviève.

Fue llamado a casa en abril de 1903 porque su madre estaba muriendo, probó varias ocupaciones, incluida la enseñanza, y vivió en varias direcciones, incluida la Torre Martello en Sandycove, que luego se convirtió en un museo. Había comenzado a escribir una extensa novela naturalista , Stephen Hero , basada en los acontecimientos de su propia vida, cuando en 1904 George Russell ofreció 1 libra cada una por unos sencillos cuentos con trasfondo irlandés que aparecerían en una revista de agricultores, The Irish Homestead. . En respuesta, Joyce comenzó a escribir las historias publicadas comoDubliners (1914). Tres historias, “Las hermanas”, “Eveline” y “Después de la carrera”, habían aparecido bajo el seudónimoStephen Dedalus antes de que el editor decidiera que el trabajo de Joyce no era adecuado para sus lectores. Mientras tanto, Joyce se había reunidoNora Barnacle en junio de 1904; probablemente tuvieron su primera cita, y primer encuentro sexual, el 16 de junio, el día que eligió como lo que se conoce como “Bloomsday” (el día de su novela Ulises ). Finalmente, la convenció de que se fuera de Irlanda con él, aunque se negó, en principio, a pasar por una ceremonia de matrimonio. Salieron juntos de Dublín en octubre de 1904.

Viajes Y Trabajos Tempranos

Joyce obtuvo un puesto en la Escuela Berlitz de Pola en Austria-Hungría (ahora Pula, Croacia), trabajando en su tiempo libre en su novela y cuentos. En 1905 se trasladaron a Trieste , donde se les unió el hermano de James, Stanislaus, y donde nacieron sus hijos, Giorgio y Lucia. En 1906-07, durante ocho meses, trabajó en un banco en Roma, y ​​casi todo lo que vio no le gustó. Irlanda parecía agradable por el contrario; le escribió a Stanislaus que no había dado crédito en sus historias a la virtud irlandesa de la hospitalidad y comenzó a planear una nueva historia, “Los muertos”.” Las primeras historias estaban destinadas, dijo, a mostrar la inercia embrutecedora y la conformidad social que sufría Dublin, pero están escritas con una viveza que surge de su éxito en hacer que cada palabra y cada detalle sean significativos. Sus estudios de literatura europea le habían interesado tanto en los simbolistas como en los realistas de la segunda mitad del siglo XIX; su obra empezó a mostrar una síntesis de estos dos movimientos rivales. Decidió que Stephen Hero carecía de forma y control artístico y lo reescribió como “una obra en cinco capítulos” bajo un título: Un retrato del artista joven, destinado a dirigir la atención a su enfoque sobre la figura central.

En 1909 visitó Irlanda dos veces para intentar publicar Dubliners y montar una cadena de cines irlandeses. Ninguno de los esfuerzos tuvo éxito, y se angustió cuando un antiguo amigo le dijo que había compartido el afecto de Nora en el verano de 1904. Otro viejo amigo demostró que esto era mentira. Sin embargo, Joyce siempre sintió que lo habían traicionado, y el tema de la traición se encuentra en muchos de sus escritos posteriores.

Cuando Italia declaró la guerra en 1915, Stanislaus fue internado, pero a James y su familia se les permitió ir a Zürich. Al principio, mientras daba clases particulares de inglés y trabajaba en los primeros capítulos de Ulises , que en un principio pensó que era otro cuento sobre un “Mr. Hunter ”, sus dificultades financieras eran grandes. Le ayudó una gran subvención de Edith Rockefeller McCormick y, finalmente, una serie de subvenciones deHarriet Shaw Weaver, editora de la revista Egoist , que en 1930 había ascendido a más de 23.000 libras esterlinas. Su generosidad se debió en parte a su admiración por su trabajo y en parte a su simpatía por sus dificultades, ya que, además de la pobreza, tuvo que lidiar con enfermedades oculares que nunca lo abandonaron. Desde febrero de 1917 hasta 1930 sufrió una serie de 25 operaciones por iritis, glaucoma y cataratas, a veces quedando totalmente ciego durante breves intervalos. A pesar de esto, mantuvo el ánimo y continuó trabajando, componiendo algunos de sus pasajes más alegres cuando su salud estaba en su peor momento.

Incapaz de encontrar una imprenta inglesa dispuesta a montar A Portrait of the Artist as a Young Man para la publicación de un libro, Weaver lo publicó ella misma, imprimiendo las hojas en los Estados Unidos, donde también fue publicado, el 29 de diciembre de 1916, por BW Huebsch, antes de la edición de English Egoist Press. Animado por la aclamación dada a esto, en marzo de 1918, la American Little Review comenzó a publicar episodios de Ulises , continuando hasta que la obra fue prohibida en diciembre de 1920. Una novela autobiográfica, A Portrait of the Artist, rastrea el desarrollo intelectual y emocional de un joven llamado Stephen Dedalusy termina con su decisión de irse de Dublín a París para dedicar su vida al arte. Se cree que las últimas palabras de Stephen antes de su partida expresan los sentimientos del autor en la misma ocasión de su propia vida:

¡Bienvenido, oh vida! Voy a encontrarme por millonésima vez la realidad de la experiencia ya forjar en la herrería de mi alma la conciencia no creada de mi raza.

Después de la Primera Guerra Mundial, Joyce regresó durante unos meses a Trieste y luego, por invitación de Ezra Pound, en julio de 1920 se fue a París . Su novela Ulises fue publicada allí el 2 de febrero de 1922 por Sylvia Beach, propietaria de la librería Shakespeare and Company. Ulises se construye como un paralelo moderno a La odisea de Homer . Toda la acción de la novela tiene lugar en Dublín en un solo día (16 de junio de 1904). Los tres personajes centrales —Stephen Dedalus (el héroe del anterior Retrato del artista de Joyce ), Leopold Bloom y su esposa, Molly Bloom  están destinados a ser contrapartes modernas de Telemachus ,Ulises y Penélope . Mediante el uso del monólogo interior, Joyce revela los pensamientos y sentimientos más íntimos de estos personajes mientras viven hora tras hora, pasando de un baño público a un funeral, biblioteca, maternidad y burdel.

Enciclopedia Británica.

Monólogo interior y Flujo de conciencia

La principal fortaleza de Ulises radica en la profundidad de su interpretación de los personajes y su amplitud de humor. Sin embargo, el libro es más famoso por el uso de una variante del monólogo interior conocido como la técnica de flujo de conciencia. Joyce afirmó haber tomado esta técnica de un escritor francés en gran parte olvidado,Édouard Dujardin , que había utilizado monólogos interiores en su novela Les Lauriers sont coupés (1888; No vamos a los bosques, no más ), pero muchos críticos han señalado que es al menos tan antigua como la novela, aunque nadie antes de Joyce lo había usado tan continuamente. La principal innovación de Joyce fue llevar el monólogo interior un paso más allá al plasmar, por primera vez en la literatura , la miríada de impresiones, pensamientos a medias, asociaciones, lapsos y vacilaciones, preocupaciones incidentales e impulsos repentinos que forman parte de la conciencia del individuo junto con la tendencia de sus pensamientos racionales. Esta técnica de flujo de conciencia demostró ser muy influyente en gran parte de la ficción del siglo XX.

Los recursos técnicos y estilísticos de Ulises son abundantes, particularmente en el muy elogiado capítulo “Bueyes del sol” (Episodio 14), en el que el lenguaje atraviesa todas las etapas del desarrollo de la prosa inglesa desde el anglosajón hasta la actualidad para simbolizar el crecimiento de un feto en el útero. El efecto de estos dispositivos es a menudo agregar intensidad y profundidad, como, por ejemplo, en el capítulo “Aeolus” (Episodio 7) ambientado en la oficina de un periódico, con la retórica como tema. Joyce insertó en él cientos de retóricas cifras y muchas referencias a los vientos —algo “estalla” en lugar de suceder, la gente “levanta el viento” cuando obtiene dinero— y el lector se da cuenta de una vivacidad inusual en la textura misma de la prosa. El famoso último capítulo de la novela, en el que seguimos la corriente de conciencia de Molly Bloom mientras yace en la cama, obtiene gran parte de su efecto al estar escrito en ocho enormes párrafos sin puntuar.

Ulises , que ya era bien conocido por los problemas de censura, se hizo famoso inmediatamente después de su publicación. Joyce se había preparado para su recepción crítica con una conferencia dada por Valery Larbaud, quien señaló las correspondencias homéricas en ella y que “cada episodio trata de un arte o ciencia en particular, contiene un símbolo particular, representa un órgano especial del cuerpo humano, tiene su color particular … técnica adecuada, y tiene lugar en un momento particular”. Joyce nunca publicó este esquema; de hecho, incluso borró los títulos de los capítulos del libro tal como estaban impresos. Puede ser que este esquema fuera más útil para Joyce cuando escribía que para el lector.